Lipofilling: Relleno Facial con Grasa Propia

Lipofilling: relleno facial con grasa propia

El Lipofilling o lipotransferencia consiste en hacer el relleno facial con grasa propia, obtenida de alguna parte del cuerpo del paciente donde los tejidos adiposos abunden (abdomen, cartucheras, muslos, flancos, cintura). De esta forma se consigue rejuvenecer el aspecto del paciente, aportando volumen y rellenando surcos y arrugas del rostro: pómulos, mandíbula o surcos nasogenianos. La principal ventaja de usar grasa propia es la facilidad de obtenerla y que ésta no produce ningún rechazo ni reacción alérgica al paciente.

Procedimiento del relleno facial con grasa propia: Lipofilling

La intervención de Lipofilling o relleno facial se lleva a cabo en quirófano en un proceso de aproximadamente una hora –dependiendo de cada caso- con anestesia local y sedación. La operación de Lipotransferencia se divide en 3 fases:

  1. Se obtiene grasa del paciente de una zona donde abunde (abdomen, cintura, muslos) mediante una fina cánula.
  2. Las células grasas obtenidas se preparan mediante un proceso de centrifugación, filtración y lavado para separar la parte más sana del tejido, listo para el relleno facial.
  3. La grasa obtenida tras el proceso anterior, se inyecta en las zonas del rostro donde sea necesario: surcos (surcos nasogenianos), pómulos, mandíbula, arrugas,…

El tejido graso tiene “instinto de supervivencia”: los adipocitos crecen y, cuando tienen una medida determinada, propician la creación de otras células que contienen exactamente las mismas características. Así se consigue un relleno facial con grasa propia duradero, sin riesgo de reacciones o de rechazo alérgico.

Además, tienen la capacidad de adaptarse a la nueva parte del organismo donde se implanten. Es decir, nuestro cuerpo “tiene memoria” y nuestras propias células grasas se regenerarán en cualquier zona donde se inyecten, independientemente de su origen.

A quién va dirigido el Lipofilling o Lipotransferencia

El Lipofilling está indicado para aquellos pacientes que presenten signos de envejecimiento facial con pérdida de volumen en algunas zonas (mandíbula, surcos nasogenianos,…). Al obtenerse grasa propia, no presenta contraindicaciones ni produce alergias. Con el Lipofilling o lipotransferencia se rellenan las arrugas y los surcos producidos por la pérdida de volumen, consiguiendo un rostro más rejuvenecido.

Resultados del Lipofilling

La técnica del relleno facial con grasa propia o lipofilling genera unos resultados muy naturales, ya que las células adiposas que se encuentran en el tejido son capaces de autoregenerarse. Al tratarse de tejido adiposo propio, una vez infiltrado en la nueva zona, éste es aceptado por el organismo sin existir riesgos de inflamación ni alergias.
Cabe la posibilidad de que el paciente deba realizarse un retoque con la grasa sobrante de la primera intervención.

Deja un comentario